09 marzo 2009

Palabras de redención


La monotonía se apodera de mis días y mi voluntad de cambio va mermando con el paso de las horas.

Mandé una carta pidiendo la liberación a mi condena, pero el perdón se lo concedieron a otro...

Añoro mis días felices desde mi cárcel de papel, pintado a conciencia para parecer un hogar.

Busco mi redención entre las páginas de periódico que anuncian cada día un mundo distinto donde todos se integran dentro de un sistema sin personalidad.


Hay momentos en que todo parece ir bien...pero al acabar el episodio, mi antena se apaga y todo vuelve a su lugar...

5 comentarios:

silvia dijo...

Estar perdido en este mundo, en el que estas atrapado porque tú quieres es la mayor cárcel... sin barrotes.

Serás libre cuando tú quieras ser libre.

Un besito.

Carlos dijo...

Coincido bastante con lo que dice Silvia, tienes que romper esos barrotes y empezar a volar sin miedo a que nadie pueda cortarte las alas, la felicidad esta dentro de nosotros y si nos lo proponemos podemos conseguirlo. Un abrazo.

salvadorpliego dijo...

Profundas y muy sentidas tus letras. Un verdadero gusto leerte.

Caronte dijo...

Esa misma cárcel de papel SIEMPRE puede ser modificada. En esa hoja puedes dibujar lo que quieras, y si pones una cara que tenga una sonrisa. La cara la tienes que dibujar tú, que tienes en tu poder el lápiz y los colores de tu vida. Tú controlas lo que a ti te importa y en lo que tú eres el protagonista de la obra. Que nadie te quite el ánimo y la fuerza; que nadie te evite ser feliz o conseguir tus objetivos.

Un abrazo.

BLANCA ISABEL dijo...

y en cada episodio a comensar muy padre bzoz...