04 octubre 2009

Destinos de un alma solitaria


Pasan los años y me siento igual que al principio, y empiezo a preguntarme...
¿Vivo para estar en sociedad?

No, no lo creo...
Deseaba poder llegar a la universidad y vivir nuevas experiencias, conseguir metas que no pude conseguir en años anteriores, pero he vuelto a la línea de salida.

Gente desconocida se junta durante tres años en una misma clase, y el único que no sabe reconocer su sitio sigo siendo yo.
Los ves a todos hacer planes, trabajos, hablar de sus cosas...pero sabes que no encajas en ninguno de esos grupos porque volviste a perder tu oportunidad.

Y seguiré perdiendo oportunidades, y seguiré viendo a la gente pasar a mi lado con una sonrisa pasajera mientras van hacia su destino, y les devolveré la sonrisa mientras ansío en mi interior poder tener la vida de cualquiera de ellos.

Pero este no es el final del camino, no soy igual que los demás, y aunque sé que no puedo vivir como un ermitaño, viviré siendo feliz con cosas que los demás ignoran:
Mis sueños y mis ilusiones, un juego de "niños" alrededor de una pelota.

5 comentarios:

Yeli dijo...

Hoy me duele la soledad... y me duela la vida!!!
Un abrazo
Yeli

manu dijo...

no seguir a las masas es un reto, es algo extraordinario dentro de tanta cosa igual, pero eso, aquello que es diferente genera temor, uno quiere la simplicidad de los otros, pero aquello simple resulta tan complejo y sin forma, que si uno puede lograr deambular por otros caminos (seguramente ondulados) logrará (en algún momento) una sonrisa plena llena de felicidad, algo inexplicable para los demás.


un saludo
atte. manu

a gritos dijo...

Sres A. Garcia y Caledor, ahora mismito me vuelvo a poner al día, puesto que he estado desaparecida tiempo y tiempo. He estado desaparecida de un tiempo a esta parte; y de un tiempo a esta tarde han pasado tantas cosas, que tendré que ponerme a escribirlas...

Celes* dijo...

Dios, no hay NADA en el mundo que me defina tan perfectamente ahora mismo.

Con vuestro permiso, me lo adjunto (con los créditos correspondientes).

:D

Santa dijo...

Quizás ser una persona muuy sensible tiene eso(hablo por mí)...

No encajo en la superficialidad de relaciones que se establecen en la mayor parte de las etapas de la vida...

Siempre me gusta preguntar ¿por qué? y hace tiempo descubrí que el raro no era yo...

Bienvenido al club... jajaja

Un abrazo