16 agosto 2010

Las tardes de Agosto me las paso recordando.


Heroes Del Silencio – Agosto

Sus labios húmedos besaban cada centímetro de la piel de su compañero, recorrían cada tramo con suave deleite, desde los hombros hasta las piernas, dejando un hilo de saliva que soplaba para ver cómo se le erizaba la piel. Mientras, él se retorcía en el sofá y ella le agarraba fuerte de las muñecas para que no se moviera, a duras penas podía resistir la tentación de devorarla viva.

- No te muevas.

- No... Puedo...

-¡Shh...!

Una de sus manos se desprendió de sus muñecas, se las llevó lentamente a la boca, se lamió dos dedos y empezó a acariciar el pecho del muchacho que, paralizado, cerró los ojos de pura intensidad; sus pies, arañando el suelo; sus manos, incomprensiblemente quietas; todo entero él, temblando. De repente, un suave pellizco en un punto débil y...

- ¿Por qué? (...)

Gemía.

- No mires, o pararé.

Ella sonrió mientras él cerraba los ojos lentamente, sumiso, apoyó la cabeza contra el respaldo del sofá. "¡Santo Dios...!", pensó.


.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

te quiero.

Anónimo dijo...

Que texto más bonito.
Eso te ha pasado de verdad? que suerte tienes, ójala eso me pasase eso a mi también y poder compartir esos momentos con la persona que quieres, eres afortunado.. :)

Oswen dijo...

No me canso de leerlo, es precioso.

Ámbar dijo...

jajajajajaja "no mires, o pararé"
=)

Sonrisas a domicilio. dijo...

Hola!! Soy nueva en este mundo y leyendo diferentes blogs,me ha gustado mucho tu entrada. Enhorabuena.
Te seguiré todo lo que pueda, visita mi blog :)

slum... dijo...

lindo texto... linda foto...

:}

Ámbar dijo...

se echa de menos una actualización de este blog...
:(

Anónimo dijo...

Hacia bastante tiempo que no entraba por aquí, pero no cambiáis, como siempre volviendo a sorprender, venga alguna actualización.

Un saludito