13 febrero 2009

El caso de la mariposa. Capítulo 2

Capítulo 2. La sangre de la víctima.


Su nombre es Carlos. Tiene 15 años. Vive con sus padres aquí prácticamente desde que nació él. Su hermano trabaja en Salamanca, donde vive actualmente.


–Estoy tomando notas para el informe, Inspector.

–Bien hecho, Subinspector. Quiero todos los datos que puedas reunir acerca de su entorno, encárgate de su familia, yo hablaré con los vecinos uno por uno, alguien ha debido escuchar algo o saber algo. Asegúrese de analizar bien todo, cualquier cosa que resulte sospechosa, o pueda sernos de utilidad, por minúscula que sea, para resolver el caso. El forense ha dicho que el chico fue degollado y que murió casi al instante. No presenta signos de violencia así que tengo motivos para pensar que quien lo mató era algún conocido, incluso amigo de la víctima. Ah, quiero que mire bien en el cuarto del chico y recoja todo lo que encuentres para analizarlo.


–¿A qué se refiere, Inspector?

–El forense dice que en la sangre del chico había cannabis y algún otro derivado del THC.

–Entiendo.Con el debido respeto Señor, este no es el primer caso que tenemos relacionados con las drogas, y siempre hemos hecho lo mismo, a narcóticos.

–Este es nuestro caso Subinspector Pulido, que el chico consumiera drogas no demuestra de forma convincente, al menos por ahora, que eso esté relacionado con su asesinato.

–… Lo siento, empezaré de inmediato interrogando a su madre y después a su padre.

–Tenga usted tacto, la familia está muy conmocionada, he oído que su hermano viene camino de Salamanca, pero la última vez que estuvo aquí fue hace algo más de un mes, no sé si te podrá ser útil. Mucha suerte, Subinspector.


La madre del niño lloraba en casa de Francis, el mejor amigo de Carlos, cuyos padres eran buenos amigos de los de la víctima. Al salir el Inspector Prado, la madre salió despedida hacia él, llorando.


–¿Sabe ya quién ha sido, Prado? – Suplicando poder escuchar algo que le explicara por qué su pequeño había sido fríamente degollado, y por quién.

–Aún nada, Carmen, no se preocupe, aún queda mucho trabajo, colabore con el Subinspector Plaza, estoy al mando de la investigación y él es mi mejor hombre, puedo confiar en él y usted también.

–Gracias Inspector.


El Subinspector estaba muy extrañado, esperó a que la madre del niño se metiera otra vez en casa de la vecina para preguntar


–Inspector, ¿guardaba en el pasado o guarda actualmente algún tipo de relación con la familia de la víctima, o con la propia víctima?

–Subinspector, no voy a pasar este caso a narcóticos.

–No debería…

–Subinspector, la respuesta es No, no conozco a la familia y no se trata de un asunto personal, no meta las narices donde no le llaman y limítese a investigar el crimen, y no a mi.

–Claro Inspector.


.

4 comentarios:

cuuki dijo...

POR FAVOR SIGUE!!! xD tengo que saber el finaaaaaal!!!

May dijo...

si xfa, esta muy interesante

a gritos dijo...

he estado totalmente out unos días y me encuentro con esto! lo seguiré con curiosidad...

Yeli dijo...

Bravo!!!!!
Un abrazo
Yeli